Soñando

José está sentado en una butaca que él mismo ha construido. Sus ojos brillan intensamente y su contagiosa sonrisa ilumina su pequeño taller de ebanistería.

José nos cuenta que trabajó durante 11 años operando una máquina para una fábrica situada cerca de la ciudad. La empresa cerró y, como muchos otros, se quedó sin trabajo. Un primo suyo tenía una carpintería de muebles de jardín y le ofreció trabajo como ayudante, dando inicio a su trayectoria como carpintero. Sin embargo, ese tipo de mobiliario es caro de fabricar y las ventas ocasionales, por lo que pasado un tiempo decidió aceptar un trabajo en un taller que fabricaba muebles de madera maciza. Fue allí donde tuvo la oportunidad de aprender otro tipo de habilidades, y comenzó a fabricar no sólo sillas, sino también armarios, gabinetes y cajoneras.

Crearse un nombre en este negocio es difícil y requiere tiempo, y especialmente al principio no puedes estar muy preocupado por el dinero que vas a ganar. Simplemente tienes que seguir haciendo un buen trabajo con la esperanza de que, con el tiempo, los clientes te reconocerán como un buen profesional y pagarán un precio justo por tus servicios y habilidades.

Hoy en día, además de fabricar los proyectos de sus clientes, es el encargado del taller. José es serio, puntual y está comprometido con su trabajo. Seis meses atrás se unió a Microfinanzas y está aprendiendo más sobre cómo gestionar responsablemente el dinero, ahorrar y no estar condicionado por las deudas. José tiene 3 hijos ya mayores, quiere casarse pronto y está trabajando duro para proveer para su familia. Es un soñador, y cuando estábamos saliendo de su taller nos decía: “un día vendréis a visitar mi tienda y habrá un gran escaparate con cosas espectaculares. ¡Soy muy creativo!”.

Nos hace mucha ilusión estar al lado de José y de todos aquellos que como él están luchando  y soñando por un futuro mejor.

Estas son las Microfinanzas que nos gustan.

Paz & Bendiciones

Raquel & Alvaro

 

One Reply to “Soñando”

  1. Que espíritu tan positivo y vivo el de José!! Que hermoso testimonio!. Ojala que sus formas sean contagiosas en el medio en que se mueve, y también un día el Señor toque su corazón.
    Que el Señor os siga bendiciendo día a día en este vuestro ministerio, es mi oración.
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s